El color amarillo identifica el Plexo Solar.

Chakra del Plexo Solar.

Autotratamiento Reiki, ¿cómo se hace?

El autotratamiento Reiki es fácil de realizar.

Para darnos Reiki de la forma convencional, primero abrimos sesión de Reiki recitando una oración de agradecimiento al Universo por la energía Reiki que vamos a recibir.

Durante el tratamiento, mantendremos las manos en cada posición durante tres minutos, aproximadamente.

El autotratamiento, primeras posiciones

Empezamos colocando las manos en lo más alto de nuestra cabeza. En pocos instantes notaremos su calor natural. Si has hecho un curso de Reiki, además de calor, recibirás de tus manos la energía sanadora Reiki en este séptimo chakra.
La siguiente posición es la frente. En esta zona la energía Reiki va a nutrir nuestro Tercer Ojo. Esto ayuda a que se desarrolle la intuición y a que se aquieten los pensamientos.
La tercera posición es la garganta. Coloca tus manos a los dos lados del cuello y déjate envolver por su calor. Todos los órganos de esta zona se van a ver fortalecidos. Además estamos trabajando el sexto chakra, el chakra de la comunicación. Si tenemos algún bloqueo en este chakra, el Reiki nos ayuda a liberarlo.
Recuerda, la primera parte del tratamiento es: cabeza, frente y garganta.

Aspectos emocionales del autotratamiento

A continuación nos vamos a dar Reiki en nuestro chakra corazón. Este chakra está situado en el centro del pecho. Aquí la energía Reiki tiene un efecto sanador directo sobre las emociones porque el chakra corazón regula la energía del Amor.

Después tenemos que aplicar Reiki en el Plexo Solar, es decir, sobre nuestro sistema digestivo. Desde este lugar gestionamos también emociones importantes: el miedo, la ansiedad o el estrés pueden bloquear este chakra. Como consecuencia, si aportamos Reiki en el  tronco, sentiremos más paz y sosiego. El estómago, los intestinos, el bazo y el hígado son órganos de un fuerte carácter emocional y se verán también beneficiados.

Otra área muy relacionada con nuestras emociones es el segundo chakra. Para darle Reiki colocamos ahora las manos un poquito más abajo del ombligo, justo encima de la pélvis. En este sitio la energía Reiki contribuye a regular la energía sexual y creativa de las personas. Y también ayuda al buen funcionamiento del útero, los ovarios y los testículos.

Si nos apetece podemos darnos Reiki también en la zona lumbar. El calor de nuestras manos va a aliviar cualquier posible dolor en este área.

Recuerda, la segunda parte del autotratamiento es: centro del pecho, zona digestiva, vértebras lumbares y pélvis.

Últimas posiciones del autotratamiento

Ahora vamos a darnos Reiki en el primer chakra, que está situado en el periné.

Desde este lugar nos conectamos a la energía de la tierra. Todos los órganos del periné ganan en fuerza y vigor gracias a la energía Reiki. En el plano emocional, nos sentiremos más equilibrados y estables si conseguimos regular el funcionamiento de este chakra.

Acabamos nuestra sesión de Reiki aportando energía a nuestras piernas. Primero las rodillas y luego los tobillos y los pies. Sentiremos las piernas más relajadas y livianas después del tratamiento con Reiki.

Recuerda, la tercera parte del tratamiento es: rodillas, tobillos y pies.

Final del autotratamiento

Para acabar, cerramos la sesión de Reiki recitando de nuevo una oración de agradecimiento al Universo.
Darnos Reiki cada día es una forma excelente de mejorar nuestra calidad de vida. Merece la pena emplear unos minutos en nosotros mismos. Cuando nos dedicamos el tiempo que necesitamos estamos aprendiendo a amarnos. Practicar Reiki nos ayuda a aceptarnos como somos y nos enseña a amarnos.