Mujer practicando Mindfulness

Cualquier lugar es bueno para practicar Mindfulness. Meditamos para alcanzar una Mente Plena.

Mindfulness Mente Plena

En los cursos de Mindfulnes meditamos para intentar alcanzar una Mente Plena.

Es decir, Mindfulness Mente Plena significa que aprendemos a estar más centrados en el presente, en el aquí y ahora.

Como consecuencia del entrenamiento, la mente deja de distraernos con su runrún permanente. Podemos optar por sentirnos mejor de una forma consciente. Esto nos lleva a adquirir un mayor control de nuestros pensamientos y emociones.

En nuestra escuela dispones de Cursos de Minfulness de 8 semanas, si deseas un entrenamiento guiado durante dos meses (170 €). También ofrecemos Cursos Intensivos, de una sola jornada, para aprender la técnica completa y seguir tú sólo después (90 €).

Efectos de una Mente Plena

El primer efecto es la sensación de autocontrol. Además se produce un acercamiento al plano emocional, muy útil para personas que puedan estar dispersas o quieran comprenderse mejor a sí mismas.

En general, los practicantes de Mindfulness consiguen reconocerse más profundamente y aprenden a calmarse solos, de forma natural.

Mindfulness nos trae más madurez a todos, no importa la edad que tengamos.

Principios Mindfulness

Practicar Mindfulness acarrea un progreso a la persona. El entrenamiento también te cambia por dentro. De forma espontánea empiezas a poner en práctica los siete principios del método:

  • No juzgar
  • Paciencia
  • Mente de principiante
  • Confianza
  • No esfuerzo
  • Aceptación
  • Dejar ir, ceder.

Cada uno de estos principios está vinculado a la filosofía Mindfulness. Pero no se han añadido de forma frívola, en realidad es la propia práctica de Mindfulness lo que te invita a introducirlos, sin que te des cuenta. Se van incorporando a tu vida progresivamente, como actitudes nuevas frente a la vida, sin que tengas que hacer un esfuerzo por adoptarlas.

Observadores conscientes

Cuando nos volvemos observadores conscientes de nuestro pensamiento entramos en otra dimensión del autoconocimiento. Empezamos a vernos a nosotros mismos desde otra perspectiva.

Por ejemplo, esa observación nos lleva a descubrir qué tipo de pensamientos tóxicos son más recurrentes para nuestra mente. Y como después del curso ya estamos entrenados para pararlos, podemos hacerlo en cualquier momento.

Solo con pararlos, aunque al principio sea sólo durante unos breves instantes, ya estamos favoreciendo un cambio interno.